La armadura de Dios (introduccion)


Por lo demás,  hermanos míos,  fortaleceos en el Señor y en su fuerza poderosa. Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo, porque no tenemos lucha contra sangre y carne,  sino contra principados,  contra potestades,  contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes. Por tanto,  tomad toda la armadura de Dios,  para que podáis resistir en el día malo y,  habiendo acabado todo, estar firmes. Estad,  pues,  firmes,  ceñida vuestra cintura con la verdad, vestidos con la coraza de justicia y calzados los pies con el celo por anunciar el evangelio de la paz. Sobre todo,  tomad el escudo de la fe,  con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. Tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu,  que es la palabra de Dios.

Efesios 6:10-17

Confusiones en torno a la armadura de Dios

Este tema ha cautivado a muchos lideres cristianos al correr de los años, ya que se trata del pasaje bíblico que mejor ilustra la lucha espiritual del creyente. De hecho, pareciera ser el único que la expresa claramente, contrario a otros que tienden a ser mas indirectos. A pesar de todo, este pasaje puede ser bastante confuso para el desconocedor de ciertos principios hermenéuticos y para el lector no preparado. Este hecho se ha prestado para numerosos errores en el presente movimiento de la guerra espiritual, y esperamos aclarar en las siguientes líneas.

Debemos de recordar que, aun cuando la Biblia es un libro para todas las épocas, edades, naciones, y culturas, fue escrita en un contexto histórico y cultural, el cual debemos de conocer si es que anhelamos comprender a plenitud los mensajes que esta contiene.  Ya hoy no se usa el aceite de la misma forma que antes, ni utilizamos dracmas sino dólares, y ya no utilizamos armaduras sino chalecos antibalas y protectores.

Nuestro amado hermano Pablo escribió este pasaje de manera metafórica ¿recuerdan lo que es una metáfora verdad? Es cuando hacemos una comparación entre dos cosas sin utilizar conjunciones comparativas. Así pues, el “yelmo de la salvación” no es un yelmo físico ni espiritual; lo que el hermano Pablo nos dice es que la salvación actúa como un yelmo cuando enfrentamos la lucha espiritual.

De este mismo modo ocurre con cada una de las partes de la armadura. Podría decirse que este pasaje de Efesios 6:10-17 es toda una “megametafora” hecha para que podamos comprender como funciona la lucha espiritual y como vencer en ella. Observen también que estoy utilizando la palabra “lucha” y no la palabra “guerra” y esto se debe a dos razones principales, la primera es que la frase guerra espiritual no existe en las escrituras, contrario a la palabra lucha que la tenemos escrita en Efesios 6:12. La segunda razón es que la palabra guerra representa un combate de tipo grupal, mientras que la palabra lucha representa un combate individual y entiendo que esto es lo que este pasaje nos quiere ilustrar.

He visto a algunos utilizar este pasaje para ponerse la armadura de manera mística, es decir, hacen una oración diciendo, “Señor, ahora nos ponemos el yelmo de la salvación, el escudo de la fe, la coraza de justicia, etc.”. Esto a decir verdad tiene cierto valor desde el punto de vista de la fe y de aquello que declaramos con los labios, pero no es el propósito del pasaje que hagamos esto, y a decir verdad, tampoco sirve de nada a menos que entendamos lo que el pasaje quiere decir en verdad.

Así mismo he visto a otros decir que hay que ponerse la armadura todos los días antes de salir, a lo que yo diría que no solo las palabras bastan, debemos de recordar cada día lo que la armadura significa, creer en lo que la armadura expresa y solo entonces tendremos la armadura puesta verdaderamente.

Visualizando la armadura de Dios

Lorica Segmentata

El dibujo que hemos insertado aquí procede de una página de internet (www.imperivm.org/articulos/lorica-segmentata.html) la cual nos ilustra una armadura conocida como “lórica segmentata” que muy probablemente fue el tipo de armadura que el apóstol Pablo visualizaba cuando escribió este pasaje. Esta es la mejor armadura que Roma utilizó en todo el tiempo que duró su imperio y estuvo vigente desde el siglo I A.C. hasta el siglo II D.C. Es tan buena para su época que solo vino a ser mejorada en Italia seis siglos mas tarde.

Bueno, el objeto de poner este dibujo aquí es que visualicen cada parte de la armadura. Ignoremos la lanza que el soldado tiene en la mano porque no tiene que ver con el pasaje. El yelmo es el casco que el soldado lleva en la cabeza, la coraza es la protección hecha de planchas metálicas que el soldado lleva en los hombros, pecho y tórax.

Este soldado lleva la espada guardada en el lado derecho de su cintura, y el escudo que lleva con el brazo izquierdo no es igual a los escudos de otros tipos, este es bien grande y de forma rectangular-semicilíndrica. El soldado calzaba una especie de sandalias con suelas de cuero grueso para proteger el pie en largas caminatas.


Conocimientos periféricos necesarios para la lucha espiritual

Ahora bien, antes de entrar a describir las partes de la armadura una por una, estudiaremos los versos del 10 al 13 de este mismo pasaje:

Por lo demás,  hermanos míos,  fortaleceos en el Señor y en su fuerza poderosa.

Efesios 6:10

Aquí se nos dice que debemos de fortalecernos en el Señor “Y” en su fuerza poderosa, es decir, en las dos cosas. Esto es porque no es lo mismo fortalecerse en el Señor que en su poder. Fortalecerse en el Señor implica tener fe en sus promesas, y en su naturaleza. Mire este ejemplo, supongamos que usted tiene un problema familiar serio; usted tiene también una promesa de parte de Dios que dice:

Por nada estéis angustiados, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego,  con acción de gracias. Y la paz de Dios,  que sobrepasa todo entendimiento,  guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.

Filipenses 4:6-7

Y bueno, usted decide creer en esta promesa, así que se pone a interceder delante de Dios y luego de un buen tiempo de oración se siente en paz; esto es tener fe en las promesas.

Sin embargo, luego de media hora le comienzan a asaltar pensamientos de duda a su mente: “pero mi problema sigue ahí, ¿como puedo estar en paz? ¿No debería yo hacer algo? Mientras me quede con los brazos cruzados este problema no se va a resolver (creyendo así que el problema lo resuelve usted y no Dios) ¿Qué voy a hacer? Y esta última pregunta se queda persistente en la mente, sobre todo debido a que no hay nada que se pueda hacer con respecto al problema, pero la tendencia del ser humano es a no sentir seguridad a menos que el problema esté resuelto, así que nos ponemos a pensar en que hacer hasta que se nos ocurra algo y lo hacemos. Si el problema no se resuelve con nuestro esfuerzo, seguimos pensando en otra idea, porque la inseguridad es también ansiedad, y a nadie le agrada estar en estado de ansiedad.

Este sistema de acciones no funciona para nosotros, ni funcionará nunca porque andamos por fe y no por vista. En esta situación lo correcto es recordar la promesa de Dios, y además recordar que Dios no puede mentir porque es santo, ni faltarle fuerzas porque es todopoderoso, ni equivocarse porque es infinitamente sabio, ni quedarse sin información porque es omnisciente, ni dejarle a usted con su problema para siempre porque le ama; esto es tener fe en la naturaleza de Dios.

Ahora bien, retomando el versículo de Efesios, fortalecernos en el poder de la fuerza de Dios es pedir en oración que Dios imparta con su Espíritu fuerzas para vencer la situación que vivimos, ya sea tentación o prueba. Es inútil  saber todo lo que hemos dicho si no tenemos las fuerzas para llevar a cabo un plan de acción.

En el siguiente verso se nos dice algo importante:

Vestíos de toda la armadura de Dios, para que podáis estar firmes contra las asechanzas del diablo,

Efesios 6:11

Por tanto,  tomad toda la armadura de Dios,  para que podáis resistir en el día malo y,  habiendo acabado todo, estar firmes.

Efesios 6:13

Dice vestíos de toda la armadura de Dios, esto es, T- O- D- A, toda. Imaginen un soldado al que le falta el yelmo, podría morir por un golpe en la cabeza; o si le falta el calzado, se cansaría rápidamente y sus pies podrían lastimarse tras una larga caminata.

El otro punto importante aquí es “habiendo acabado todo estar firmes”. Este es el objetivo de todo el pasaje de la armadura de Dios: mantenernos firmes sin importar las pruebas o tentaciones que vengan sobre nosotros. Dominar completamente esta parte de las escrituras, de manera teórica y practica, (lo cual solo puede hacerse a través de la práctica continua a través de las diferentes situaciones de la vida) implica ser completamente invencibles.

Algo interesante de observar es que ambos versículos dicen casi lo mismo, con la salvedad de que el primero se refiere mas específicamente a “las acechanzas del diablo” en tanto que el segundo nos habla de “el día malo”; el primero nos habla de los ataques y tentaciones satánicas, y el segundo nos habla de las pruebas. La armadura de Dios sirve para ambos casos.

porque no tenemos lucha contra sangre y carne,  sino contra principados,  contra potestades,  contra los gobernadores de las tinieblas de este mundo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

Efesios 6:12

Esto es lo que todos debemos de recordar, contra quien peleamos no es contra nuestra familia, ni contra nuestro jefe, ni contra nuestro conyugue, ni contra la crisis económica, ni contra el gobierno, ni contra otra cosa que no sean espíritus de maldad. Esto implica un par de cosas, la primera es que nuestra ira no debe enfocarse contra los que nos rodean, pues no son ellos nuestros enemigos, sino el que los está moviendo a hacer lo malo y segundo implica también que si nuestros enemigos son espirituales, debemos protegernos y atacar con armas espirituales para que seamos efectivos en la batalla.

En el siguiente estudio trataremos mas de cerca lo que es el yelmo de la salvación, parte importantísima de la armadura de Dios. Espero que lo disfruten.

Responses

  1. bendiciones .esta muy bueno el estudio de la armaduras y abre un parinama mes profundo de la lucha espiritual

  2. Super pero me quede un poco corta,quisiera tener mas información acerca de la armadura de Dios

    • Pronto continuaré con este tema.

      Saludos.

  3. Bendiciones mandenme mas de esto. Gracias bendiciones


Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 43 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: