¿Alguien ha ascendido al cielo alguna vez?

  • Nadie excepto Jesús

Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo.

                                                                                                                                              Juan 3:13

  • Algunos han ascendido al cielo

Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.

                                                                                                                                                               Génesis 5:24

Y aconteció que yendo ellos y hablando, he aquí un carro de fuego con caballos de fuego apartó a los dos; y Elías subió al cielo en un torbellino.

                                                                                                                                                               2 Reyes 2:11

Para empezar dejemos claro un par de cosas. La Biblia me habla de la existencia de tres cielos en el pasaje a continuación:

Conozco a un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé; Dios lo sabe) fue arrebatado hasta el tercer cielo.

                                                                                                                                                    2 Corintios 12:2

El primer cielo es el que vemos a simple vista al mirar hacia arriba, donde están las nubes.

El segundo cielo es el que vemos de noche, y preferiblemente con un telescopio, es decir, el espacio exterior.

El tercer cielo es un lugar que se encuentra mas allá del segundo cielo, o sea, mas allá de nuestro universo. Es un lugar especial de Dios del cual tenemos poca información. Creo que la razón para esto es que es dificil de explicar como funciona un lugar mas allá de nuestro universo. Quizas se trate de un universo mas grande y radicalmente distinto al nuestro y que de hecho contiene nuestro universo. El apostol Pablo, quien fuera arrebatado al tercer cielo tratando de dar testimonio de este lugar solo pudo decir:

Antes bien, como está escrito:
Cosas que ojo no vio, ni oído oyó,
Ni han subido en corazón de hombre,
Son las que Dios ha preparado para los que le aman.

1 Corintios 2:9

Ahora bien, volviendo a nuestra interrogante, el texto de 2 Reyes 2:11 no me dice que Elias fuera al tercer cielo, sino al primero. Imaginen un reportaje sobre una temporada de tornados muy fuerte que hubo en el sur de Estados Unidos. Uno de los campesinos narra como un tornado diezmó parte de su ganado y dice: “… el tornado levantó tres de mis vacas y las subio hasta el cielo”. En este caso nadie dudaría que lo que el campesino quiere decir es que las vacas fueron elevadas a una gran altura.

Volviendo a Elías,  desde el punto de vista del observador llegó el torbellino y elevó a Elías hacia las nubes; el texto narra este hecho con la frase “subió al cielo”. ¿Como podría alguien veraz testificar que literalmente vio a otro subir al tercer cielo? para hacerlo tendría que haber ido con él.

Miren ademas como en el caso de Enoc no se nos dice a donde se fue, solo se nos dice que desapareció.

Surge ahora la pregunta ¿Como estamos seguros de que no están en el tercer cielo? Hebreos 11 es llamado “el Salón de la Fama de los Héroes de la Fe” porque menciona varios personajes bíblicos ensalzándolos por su gran fe. Curiosamente entre estos grandes héroes se menciona a Enoc en el verso 5. Ahora bien, Hebreos 11 concluye diciendo:

Y todos éstos, aunque alcanzaron buen testimonio mediante la fe, no recibieron lo prometido;
proveyendo Dios alguna cosa mejor para nosotros, para que no fuesen ellos perfeccionados aparte de nosotros.

Hebreos 11:39-40

Por lo que sabemos y afirmamos que ningún hombre aún ha subido al cielo excepto Jesús claro está, pero sabemos que esto eventualmente cambiará.

Luego queda una pregunta, ¿A donde se fueron Elías y Enoc? ¿A donde van hoy los muertos en Cristo? A un lugar especial, de espera y descanso, del que tampoco tenemos mucha información, pero que la Biblia llama “Seno de Abraham” en Lucas 16:22 y “el paraiso” en Lucas 23:43. Por esta razón en el siguiente pasaje dice:

Cuando abrió el quinto sello, vi bajo el altar las almas de los que habían sido muertos por causa de la palabra de Dios y por el testimonio que tenían.
Y clamaban a gran voz, diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre en los que moran en la tierra?
Y se les dieron vestiduras blancas, y se les dijo que descansasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completara el número de sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.

Apocalipsis 6:9-11

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: