En los viajes de Pablo, ¿Acató la orden de no hablar la palabra en Asia?

· Sí, les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia

 Atravesando Frigia y la provincia de Galacia,  les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia;

Hechos 16:6

 · No, Pablo en sus viajes, continuó por espacio de dos años de manera que todos los que habitaban en Asia, judíos y griegos oyeron la palabra del Señor Jesús, y hacía Dios milagros extraordinarios por mano de Pablo.

 Así continuó por espacio de dos años,  de manera que todos los que habitaban en Asia,  judíos y griegos,  oyeron la palabra del Señor Jesús. Y hacía Dios milagros extraordinarios por mano de Pablo,

Hechos 19:10-11

 

¿Pablo fue a Asia? No, no lo hizo.

¿Entonces como es que dice Hechos 19:10-11 que todos los que habitaban en Asia oyeron la palabra del Señor Jesús? Para responder a esto, es necesario leer el verso que está inmediatamente antes de este fragmento, es decir, Hechos 19:9. Leamos ahora el pasaje completo desde el 9 hasta el 11:

Pero como algunos se rehusaban a creer y maldecían el Camino delante de la multitud,  Pablo se apartó de ellos y separó a los discípulos,  discutiendo cada día en la escuela de uno llamado Tiranno.  Así continuó por espacio de dos años,  de manera que todos los que habitaban en Asia,  judíos y griegos,  oyeron la palabra del Señor Jesús. Y hacía Dios milagros extraordinarios por mano de Pablo,

Hechos 19:9-11

  Resumiendo, Pablo se apartó de aquellos que se rehusaban a creer y separó de ellos también a los discípulos. Se dedicó a discutir cada día en la escuela de Tiranno por espacio de dos años y consiguió de este modo que todos los que habitaban en Asia escucharan el Evangelio.

La escuela de Tiranno se encontraba en Éfeso, una ciudad que, durante el dominio romano, se encontraba llena de riquezas. La prosperidad de Éfeso se debía principalmente al comercio, siendo una ciudad bien transitada, con muchas vías y caminos de acceso. En una ciudad como esta, los extranjeros entran y salen por centenas y no sería extraño que muchos de ellos escucharan a Pablo predicar. Pablo no fue a Asia, pero logró que las personas que aprendían el evangelio en la escuela de Tiranno lo hicieran por él.

Este caso se da frecuentemente. Un ejemplo de esto es Sócrates. Nosotros conocemos sus enseñanzas no porque conozcamos a Sócrates, ni porque haya venido a nuestro país, ¡ni siquiera dejó nada escrito! Pero sus discípulos, (sobre todo Platón), se encargaron de enseñar su doctrina al mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: