Otro eslabón perdido

 

Australopithecus Sediba

Por segunda vez en esta página nos dedicaremos a refutar la exagerada publicidad que gira en torno a un descubrimiento arqueológico calificado de “eslabón perdido de la evolución humana”.

Primero que nada expondremos los por menores relacionados con este descubrimiento. Australopithecus sediba fue un homínido australopitecino, cuyos únicos restos descubiertos tienen una datación de entre 1,78 a 1,95 millones de años, viviendo en el Calabriense (Pleistoceno medio). La especie es conocida por dos esqueletos parciales descubiertos en la llamada Cuna de la Humanidad, en Sudáfrica: un macho de unos 10 años (holotipo) y una hembra de entre 20 y 30 años (paratipo) Más de 130 elementos de la especie han sido recuperados hasta la fecha, incluyendo un niño de entre 12 y 18 meses. Los esqueletos parciales fueron inicialmente descritos en la revista Science por el profesor Lee R. Berger y sus colegas como una nueva especie de los primeros ancestros humanos, llamado Australopithecus sediba (“sediba” significa “manantial” o “pozo de agua” en idioma sesotho).

El primer especimen de Australopithecus sediba fue hallado por el hijo de Lee Berger, Matthew, el 15 de agosto de 2008. Mientras exploraba cerca del lugar donde su padre cavaba, en las llanuras del norte de Johannesburgo, Matthew tropezó con un hueso fosilizado. El muchacho alertó a su padre sobre el hallazgo, quien no podía creer lo que veía, “sobresaliendo de la parte posterior de la roca había una mandíbula con un diente, un colmillo”, recordó más tarde. El descubrimiento fue anunciado públicamente el 8 de abril de 2010. También se encontró en el sitio arqueológico, conocido como Malapa, una gran variedad de fósiles de animales, incluyendo dientes de sables, mangostas, hienas y antílopes.

Los esqueletos revelan que Australopithecus sediba tenía un cerebro muy pequeño y unos brazos muy largos, propios de los australopitecos, pero también una cara muy avanzada, con una nariz y dientes pequeños, una pelvis que le permitía caminar erguido y piernas largas. A pesar de que sólo se han encontrado restos fragmentarios de su fémur y tibia y que sus pies presentan caracteres primitivos, se ha podido deducir que podía caminar y posiblemente correr como un humano.

Aunque la capacidad craneal estimada es sólo de aproximadamente 420 a 450 cc, su pulgar extra largo y sus dedos fuertes sugieren que Australopithecus sediba fue la primera especie en fabricar herramientas, hace 1,9 millones de años.

Bien, no pretendemos negar la existencia de esta especie. Lo que negamos categóricamente es la relación que pretenden hacer de esta especie como antepasado del hombre.

Según el investigador principal Lee Berger, de la Universidad de Witwatersrand en Sudáfrica, el ejemplar es un buen candidato para representar la evolución de los seres humanos, aunque el ejemplo definitivo del Homo es de 150.000 a 200.000 años anterior.

En otras palabras, por un lado me dicen que el espécimen es el antepasado del homo, y por otro me dicen que el género homo es 200,000 años más antiguo. ¿Cómo puede ser el A. Sediba antepasado del hombre, cuando el hombre tiene más tiempo en la tierra que el A. Sediba? creer en la evolución del hombre a partir del A. Sediba es creer por fe que existieron especies mas antiguas de lo que se ha hallado hoy.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: