¿El pecado engendra muerte?

Con respecto a Laura E., de Mexico, quisiera responder con lo que dice LA EPISTOLA UNIVERSAL DE SANTIAGO, CAPITULO 1, VERSICULOS13, 14 Y 15; por ellos se me hace evidente que el ejemplo de Laura engendra muerte.

-Gracias a Eduardo de Madrid, España por este comentario.

A diferencia de los demás, esta no fue una pregunta, sino un comentario escrito a partir de una pregunta fue realizada luego de leer el estudio sobre El Yelmo de la Salvación, que forma parte de los estudios sobre la Armadura de Dios, y la respuesta a la pregunta Digamos que alguien acepta a jesus, y si un año después comete adulterio concientemente, ¿que pasa con la salvación?. En ambos artículos establecemos con base bíblica que la salvación no puede perderse.

Comencemos leyendo la cita en cuestión:

Nadie que es tentado, diga: Soy tentado por Dios. Porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni Él tienta a nadie;sino que cada uno es tentado cuando es atraído por la propia concupiscencia, y seducido.
Entonces la concupiscencia, después que ha concebido, engendra el pecado, y el pecado, ya desarrollado, da a luz la muerte.

Santiago 1:13-15 BTX

El pecado ciertamente engendra muerte hermanos, pero aquí hablamos de muerte en forma general, no específicamente espiritual.

En el caso de un no creyente el pecado engendra muerte espiritual solo la primera vez que se peca, porque una vez el hombre ha pecado ya está muerto en el espíritu, y es imposible matar lo que ya está muerto. En el caso del cristiano, el pecado no engendra muerte espiritual por todas las razones expuestas en los dos artículos arriba mencionados.

Sin embargo, dependiendo del tipo de pecado, éste puede producir muerte en ambos, tanto en el cristiano como en el no creyente, aunque no se trate específicamente de muerte espiritual. Pensemos en esto, ¿Cuantas personas han muerto físicamente por el pecado? o ¿cuantos ministerios han muerto por el pecado? y todavia me faltaría hablar de la muerte de matrimonios, familias, sueños, sentimientos, el temor de Dios, amistades, riquezas, salud, felicidad… En fin, el pecado siempre puede engendrar la muerte de cualquier cosa.

Algo en lo que nunca reflexionamos es que como pecadores andamos por el mundo engendrando muerte a diestra y siniestra, pero como hijos somos amados por el Padre de todas formas.

¡Cuanto nos ama Dios!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: