Que acerca de la blasfemia contra el Espíritu Santo, ¿Ni aún así pierdo mi salvación?

Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada. A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero.

Mateo 12:31-32

Esta es una pregunta hecha por una hermana de México de nombre María Concepción, luego de leer el estudio sobre el yelmo de la salvación. Le damos las gracias por su pregunta, y esperamos que la respuesta sea de su total satisfacción.

En primer lugar miremos el verso ubicado al principio, donde Jesús nos enseña sobre la blasfemia contra el Espiritu Santo. Luego de leerlo, llegamos a la conclusión mas obvia: NO HAY SALVACIÓN PARA EL QUE COMETA BLASFEMIA CONTRA EL ESPÍRITU SANTO.

Ahora bien, el problema teológico aquí es hallar una respuesta a la pregunta ¿que es la blasfemia contra el Espíritu Santo? Es necesario encontrar una respuesta a esta pregunta, ya que luego de tan categórica y trascendente declaración, se hace una necesidad para nosotros evitar caer en tan terrible consecuencia. Vamos a dar una respuesta adecuada a esta pregunta.

El contexto.

Según las reglas de interpretación, es importante conocer los versos que anteceden y preceden para llegar a una conclusión. Veamos:

Entonces fue traído a él un endemoniado, ciego y mudo; y le sanó, de tal manera que el ciego y mudo veía y hablaba.
Y toda la gente estaba atónita, y decía: ¿Será éste aquel Hijo de David?
Mas los fariseos, al oírlo, decían: Este no echa fuera los demonios sino por Beelzebú, príncipe de los demonios.
Sabiendo Jesús los pensamientos de ellos, les dijo: Todo reino dividido contra sí mismo, es asolado, y toda ciudad o casa dividida contra sí misma, no permanecerá.
Y si Satanás echa fuera a Satanás, contra sí mismo está dividido; ¿cómo, pues, permanecerá su reino?
Y si yo echo fuera los demonios por Beelzebú, ¿por quién los echan vuestros hijos? Por tanto, ellos serán vuestros jueces.
Pero si yo por el Espíritu de Dios echo fuera los demonios, ciertamente ha llegado a vosotros el reino de Dios.
Porque ¿cómo puede alguno entrar en la casa del hombre fuerte, y saquear sus bienes, si primero no le ata? Y entonces podrá saquear su casa.
El que no es conmigo, contra mí es; y el que conmigo no recoge, desparrama.
Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada.
A cualquiera que dijere alguna palabra contra el Hijo del Hombre, le será perdonado; pero al que hable contra el Espíritu Santo, no le será perdonado, ni en este siglo ni en el venidero.

Mateo 12:22-32

Ellos estaban diciendo que la fuente de poder de Jesús era Satanás, no el Espíritu Santo, por lo que podemos llegar a las siguientes conclusiones:

a) La blasfemia contra el Espíritu Santo consiste en atribuir sus obras a otra cosa que no sea Él. Esta interpretación tiene fuertes problemas, porque todas las cosas son hechas por Él, y todos nosotros fallamos alguna vez en nuestra vida al atribuir su obra a la suerte, a nuestra capacidad, a determinada persona o cosa, etc. Por ejemplo, si alguien se saca la lotería lo primero que pensamos es que esa persona tuvo mucha suerte, sin embargo la Biblia enseña que nadie puede recibir nada si no le es dado del cielo (Juan 3:27).

b) La blasfemia contra el Espíritu Santo consiste en atribuir sus obras a Satanás, o en general, a un espíritu maligno. Aunque esta interpretación hasta ahora es posible (mas adelante veremos que no lo es) mete a muchos cristianos en un problema grave cuando el Espíritu los pone en una prueba y ellos atribuyen sus dificultades a ataques del Diablo. Este caso es bastante frecuente, creanme.

Paralelos.

La siguiente regla de interpretación expresa que no podemos hacer doctrina de un solo versículo, por lo que debemos buscar paralelos que soporten o nieguen lo que creemos.

Volvamos al verso central para definir un punto importante:

Por tanto os digo: Todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres; mas la blasfemia contra el Espíritu no les será perdonada.

Observemos que se trata de un pecado único. La premisa expresada es que no existe otro pecado que no pueda ser perdonado, o en otras palabras, que este es el único pecado sin perdón. 

Esto me dice a mi que si encuentro otro pecado sin perdón, o la Biblia se contradice, o ambos pecados son el mismo. Veamos.

El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.

Juan 3:18

El que no cree no tiene perdón, porque el que no cree no vendrá a Dios por perdón. Por lo que no creer para salvación es un pecado sin perdón.

Uniendo las piezas

Esta no era la primera ni la última vez que los fariseos se enfrentaban a Jesús. En todas las ocasiones, Jesús trató de convencerlos respondiendo a sus preguntas, explicando sus dudas, llamando su atención, incluso hablándoles con dureza, pero ellos seguían empeñados en no creer.

En esta ocasión en particular, Jesús utilizó su autoridad para demostrar a los presentes, incluidos los fariseos, que el era quien decia ser. Acababa de expulsar un demonio y de echarlo fuera, evidencia inequívoca que un poder superior al de los demonios estaba con él, ¿y que otro poder existe excepto el de Jehová, capaz de echar fuera los demonios? La respuesta mas obvia, tan clara y brillante como el sol era que Jesús tenía autoridad divina, y que por tanto su mensaje era verdadero.

Sin embargo los fariseos concluyeron que Jesús utilizaba el poder del príncipe de los demonios para echar fuera los demonios. El argumento de ellos era que el príncipe de los demonios, quien por su propio título real implica que era quien ordenaba a estos seres tomar posesión de los cuerpos de aquellas pobres personas, era el mismo que entregaba a Jesús el poder para deshacer sus propias malas obras. Según ellos, Beelzebú respaldaba las palabras de Jesús, que de hecho eran un mensaje de amor, paz, obediencia a Dios, y libertad, cosas que, esta de mas decirlo, eran contrarias a sus propios fines. Lo absurdo de esta declaración no era de esperarse ni del mas ignorante de todos los hombres, ¡Cuan poco excusados se encontraban los fariseos quienes presumían de poseer la mas amplia y absoluta cultura religiosa de la época!, y de hecho así era.

La única explicación para que estos hombres dieran una declaración como esta, era simplemente que no querian creer. Era tanto su rechazo por la verdad, que una tontería como la que declaraban les parecía mucho mas aceptable. Tanto rechazaron la verdad, que rechazaron junto con ella su propia sabiduría, orgullo y dignidad.

Al escuchar Jesús sus palabras, decidió hacer ver lo terriblemente peligroso del estado de sus corazones. Blasfemaban contra el Espíritu Santo, no porque las obras que el hizo fueran atribuidas a Satanás, sino porque esas mismas obras portentosas habían sido hechas por Él con el propósito de convencerlos de la verdad, y habían sido rechazadas, y junto con ellas todos los intentos anteriores y posteriores.

En todos los casos el Espíritu Santo es quien convence de pecado, es quien convence los corazones, es quien da poder a los hombres de Dios para hacer y decir cosas portentosas. La blasfemia contra el Espíritu Santo es pues, escoger voluntariamente no creerle, y rechazar todo esfuerzo realizado por Él para convencernos de pecado, de justicia y de juicio. Lamentablemente, este es uno de los pecados mas frecuentes en la historia de la humanidad, y la única causa de que las personas sean condenadas.

Responses

  1. Gracias hermano. Muy clara su respuesta a sido de grande bendición para mí. Hermano tiene el resto de la información de la armadura de Dios? Me la puede enviar por favor? Muchisimas gracias y que el Eterno bendiga grande y poderosamente su ministerio.

  2. Me gusta mucho los estudios bíblicos, también me gustaría recibir el resto de la información de la armadura de Dios, siendo que ese estudio me edifico mucho.Dios los bendiga.

    • Pronto continuaré con este tema.

      Saludos.

  3. podria recibir estudios de la armadura de Dios a mi correo electronico?
    me seria de mucha bendición, Dios les bendiga.

  4. bendito sea nuestro Senor y Dios que nos dejo su palabra y que hay quienes la trazan correctamente para traer luz a los que quieren escucharla y ser guiados por esta misma. Dios los bendiga

  5. Realmente aveces uno se confunde ya que algunos pastores enseñan que la salvación se puede perder.pero veo todo el respaldo bíblico que hay en su enseñanza.el yelmo de la salvación Siempre tuve esa duda pero ahora pienso el problema no era que una persona perdiera su salvación el verdadero problema era que dicha persona en realidad nunca haya sido salva, quizás solo vivió una vida de religiosidad pero también me viene a la mente la secta creciendo en gracia y siento temor, versículos como filipenses 2: 12 Mateo 24:24, Sin embargo esta enseñanza que ud da me deja un descanso en mi alma ya que he sido atacada mucho últimamente acerca de mi salvación y mi identidad en cristo y veo que es una artimaña del diablo para alejarme del propósito de Dios para mi vida. Gracias bendiciones.

    • La secta “creciendo en gracia” está demás decirlo pero es totalmente antibíblica. Nosotros no respaldamos sus enseñanzas. Sin embargo como usted misma ha visto, no tenemos que temer con respecto a la salvación del alma.

      Bendiciones, y siempre dispuestos a ayudar.

  6. Asi que si eres creyente, y haces eso, perdiste la salvacion?

  7. ¿Es cierto que una persona que Blasfema y/o Peca contra el Espíritu Santo, como ya no tiene perdón tiene derecho para empezar hacer el mal a sí mismo y a los demás y acabar suicidándose?

    • Hola Danilo, bendiciones.

      Mira, una persona que blasfema contra el Espíritu Santo es alguien que entra en un estado de negación tal a lo que el Espíritu dice, que sencillamente no puede escuchar. Por lo tanto es importante que entiendas lo siguiente: si alguien ha blasfemado contra el Espíritu Santo, ese alguien ni siquiera se preocupa de si lo ha hecho o no. En otras palabras, siempre que conozcas a alguien que le interesa saber si ha blasfemado contra el Espíritu Santo, la respuesta es no, no lo ha hecho, porque evidentemente le importa.

      Ahora responderé a tu pregunta. Alguien que ha blasfemado contra el Espíritu Santo no tiene derecho a hacer el mal ni contra si mismo ni contra los demás porque de hecho nadie tiene ese derecho. Lo que si es posible que alguien que ha cometido esta blasfemia decida voluntariamente hacerlo violentando asi la voluntad de Dios y los derechos de los demás y aun atentando contra su propia integridad.

      Bendiciones.

  8. Gracias de nuevo mis hermanos por tan grande revelación de esta verdad por que también tenía un poco de dudasuerte.
    Y si fuera posible me podrían ayudar con un versículo para mi que es de cuando él Señor le dijo a pedrogas mata y come cuando él le mostró el lienzo.
    En hechos 10:10-16 porque es que lo que yo entiendo no se si es la verdad, creo que él Señor ya limpio lo que era impuro y podemos comer de lo que en el antigua testamento no se podía.
    Gracias de antemano por que me pueda ayudar.

  9. EL VERDADERO CREYENTE NO PIERDE LA SALVACIÓN, PERO PUEDE SER ENTREGADO A SATANAS, PARA SALVACIÓN DE SU ALMA, C U I D A D O, CON EL SEÑOR NO SE JUEGA

  10. En dnd puedo ver el significado de toda la armadura ?

  11. Dios les bendiga varon por la sabiduría que Él a puesto en su corazón para darle a entender a sus ovejas su palabra atravez de sus ciervos… CRISTO LE AMA…!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: